AL GALOPE

Todavía están ahí afuera. Se les escucha. Es tarde ya y ahí siguen. Cuanta energía. Llevan varios días haciéndolo, ayer y hoy se esforzaron más, pero el domingo comenzó todo. Las calles tiemblan un poquito, como si un ejército de hormigas caminase en la misma dirección. Los oídos se quiebran con el trueno nacionalista. Las narices se abren bien con tanto churrasco. La noche se ilumina con antorchas celebrando la Independencia.

Este país es muy singular…

El 15 de septiembre de 1821 Guatemala se independizó de España (dos años después se desligarían de México también). La noticia no corrió como la pólvora sino algo más despacio, lo que pudieran dar de sí dos simples piernas. Entonces, muchos guatemaltecos comunicaron a las aldeas vecinas y lejanas la noticia corriendo e iluminando la noche con antorchas para llegar a esos lugares en una época sin electricidad. Hoy, son miles de chapines en cada lugar del país los que recuerdan aquel hito histórico recorriendo las calles de sus ciudades, pueblos y aldeas mientras portan una antorcha. Como si fueran las olimpiadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es 15 de septiembre de 2015 y las calles de Antigua son una fiesta. Llevan siéndolo desde el domingo, cuando las primeras cuadrillas comenzaron a trotar. Aquí tuerces una esquina y te sorprende una tropa de atléticos patriotas empuñando la llama de la libertad. Luego llegas a cualquier otra calle y te tropiezas con la banda escolar y el desfile del día nacional. Y un poco más allá te das de bruces con la verbena en la plaza. Hoy todos son guatemaltecos y guatemaltecas. Y da lo mismo que su país sea un calvario político, un caos social y un escenario a ratos espantoso. Hoy, todos son chapines y chapinas. Llevan los cabellos tintados de azul y blanco, deslizan banderas nacionales por sus espaldas. Se acomodan el peinado atravesando su frente con una diadema que dice: “YO SOY GUATEMALTECO”.

Mientras caminaba y acostumbraba mis oídos al ruido ensordecedor (porque otra cosa que he comprobado es que aquí para que algo sea una fiesta hay que armar mucho ruido sea como sea) pensaba en lo complicado que sería en España ver una fiesta similar. Los txupinazos son lo más parecido y aun así, cada peña enarbola su chaleco. Y la Diada es en la actualidad una contienda política más que una fiesta popular.

En fin, VIVA GUATEMALA

P.D. Os enlazo a esta mini-escena que retrató en 2011 un periodista local sobre la fiesta en Chimaltenango, una localidad vecina de Antigua. Esta pequeña pieza es una buena forma de comenzar a introduciros en el lenguaje local 😉
http://www.plazapublica.com.gt/content/edicion-de-independencia-desde-chimaltananga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s