ANIMALES DE COMPAÑÍA

mosquito-cebra

La foto de cabecera corresponde a la aldea de San Felipe, camino al Cerro de la Cruz. Autora: Oihane Beñaran.

El Maldito es insignificante. Son 5 cm de pura maldad. Lo distinguirás por su elegancia, un cuerpo y unas patas bandeadas de rayas blancas y negras. Acá lo llaman el ‘mosquito con calcetines’ y en España se ha popularizado como el ‘mosquito cebra’. El caso es que ese maldito ser insignificante es capaz de sembrar el caos: es transmisor de enfermedades víricas como el Dengue y la Chikungunya.

“Apenas he podido conducir esta mañana, me dolían tanto las manos que no podía agarrar el volante”, nos contaba Candy en la oficina mientras se le entreabría la boca y los ojos se le oscurecían, pareciéndose cada vez más a la imagen de una figura decorativa que a una persona de carne y hueso. “También me duelen las piernas mucho”, continuó al tiempo que se las colocaba en posiciones extrañas. Se iba a convertir en una estatua budista. “Creo que es por culpa de la reunión de ayer. Tantas horas sentada…”.

Pues no, le había picado un Aedes aegypti o un Aedes albopictus (Para nosotros, El Maldito) y la Chinkungunya se había comenzado a manifestar. A las pocas horas el dolor de cabeza llegó, también la fiebre alta y los dolores se intensificaron y extendieron a otras partes de su cuerpo. Curiosamente, la estatua budista se había desplomado sobre la mesa y no podía caminar. Podríamos haberla incorporado al listado patrimonial de ruinas antigüeñas.

La palabra ‘Chikungunya’ significa “el que se dobla por el dolor” en makonde, una de las lenguas que se habla a norte de Mozambique y al sureste de Tanzania (donde se describió por primera vez un brote de la enfermedad en 1952). Oihane la acompañó al centro de salud y allí le diagnosticaron Dengue y es que los síntomas son muy muy parecidos, con la salvedad de que los dolores y la fiebre de la Chikungunya son más intensos. A los días se le manifestaron erupciones cutáneas, se dedicó a morir de dolor y le comunicaron que lo que tenía era “lo que te encorva”. Como no hay tratamiento lo único que puedes hacer para paliar los dolores es tomar antipiréticos, analgésicos y líquidos. A diferencia del Dengue, que sí puede ser mortal, la Chikungunya no suele provocar muertes pero sí puede derivar en dolores crónicos. A Candy, meses después todavía le cuesta subir las escaleras.

En República Dominicana hubo una epidemia de Chikungunya el año pasado. Hasta 800 pacientes diarios. Escalofriante. Y es que hay lugares más propensos que otros a hacer sentir cómodos a estos mosquitos. Centroamérica, Guatemala y nuestra casa son algunos de esos lugares.

Estos mosquitos pueden volar de 200 a 400 metros; por eso permanecen en el mismo lugar desde que nacen, siempre que encuentren condiciones de alimento (personas), reposo y lugares para poner sus huevos. Les encantan las acumulaciones de agua y no desprecian un buen neumático, el platillo ese sobre el que colocas la maceta de tu casa, una plácida cáscara de coco, una vaina de cacao o el entrañable hueco de un árbol. Por ejemplo.
Nosotras vivimos pegadas a una montaña, literal. Si pudiera sacar la mano por ella tocaría la musgosa ladera, afortunadamente está fortificada con mosquitera. JAJAJAJAJA (risa malévola). Y estamos en época de lluvias: ahora llueve, hace horas llovía, ayer llovió y mañana lloverá. Las calles no tienen un adecuado sistema de alcantarillado para evacuar el agua de lluvia así que cuando lo hace la ciudad se convierte primero en río y luego en laguna. Los tejados son en su mayoría de chapa, de esa que tiene ondulaciones como si fueran unas Ruffles.

Precisamente, uno de los motivos por los que la enfermedad se propaga con facilidad donde lo hace es porque responde a lugares de condiciones socioeconómicas paupérrimas.

Los principales criaderos de los mosquitos son todo tipo de contenedores de almacenamiento de agua (tanques y cilindros), que guardan las personas por la falta del suministro continuo de agua potable del que carecen amplios sectores de la población. Este factor, así como la densidad poblacional, el hacinamiento y las características de la vivienda, determinan una mayor vulnerabilidad de estas poblaciones a padecer la enfermedad. Los determinantes sociales, económicos y culturales, que generan desigualdades históricas injustificadas en la salud, la enfermedad y la atención, definen los riesgos diferenciados entre las poblaciones.
(Fuente: Chikungunya: un reto para los servicios de salud de la República Dominicana )

Y bueno, a mí lo que me gustaría ahora es hablar sobre el sistema de salud pública de Guatemala, pero eso es artillería pesada y difícil de digerir. Mejor otro día.

Anuncios

Un comentario en “ANIMALES DE COMPAÑÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s