¡Sube, que te llevo!

Hace unos días una amiga celebró su cumpleaños en su casa, era viernes y decidí tomar el penúltimo bus extraurbano (una burra, una camioneta, un chicken bus) que conecta Antigua con la capital para evitar el tráfico. Éramos tantos que había personas incluso en la parrilla (sobre el techo). Ser pasajero es un infierno, pero … Sigue leyendo ¡Sube, que te llevo!

Historias para no dormir

"Fíjese que muerte le dio: le arrancó la lengua y se la dejó prendida de la solapa con alambres". Escupía las escenas como si fueran raspas de pescado: una tras otra, con deleite y desprecio a la vez. Aquella mujer de mediana edad, moldeada a base de aguacate y plátano frito, sazonaba las historias con … Sigue leyendo Historias para no dormir